Las manifestaciones en defensa de las pensiones públicas del sábado 17 de marzo han sido un éxito clamoroso y rotundo. Ni el gobierno actual del capital ni los sindicatos del régimen (CCOO y UGT) van a poder olvidar a partir de ahora la extraordinaria fuerza y determinación de lucha de un movimiento que se gestó y se ha organizado al margen de intentos de componendas y de juegos de poder, influencia y pasteleos ajenos a los intereses de los pensionistas. El ejemplo de centenares de miles de pensionistas y de trabajadores en activo demandando

Ver noticia original ➥