El portero se defendió de una información en la que se le acusaba de mirar de forma desafiante a los aficionados del Deportivo. Cuéllar explicó que en realidad se preocupaba por un aficionad al que le estaba dando un ataque epiléptico.

Ver noticia original ➥