Tras el catastrófico descarrilamiento del Tren Real ruso el 17 de octubre de 1888, donde fallecieron 21 personas, se comenzó a construir un nuevo Tren Imperial para el transporte exclusivo de la Corte Imperial de los zares rusos. El nuevo tren imperial, se construyó utilizando vagones del anterior tren entre 1894 y 1896, terminándose a tiempo para la coronación del Zar Nicolás II en 1896, el que sería el último Zar y pondría fin a la época de la Rusia Zarista.

Ver noticia original ➥