Los tres facultativos han reconocido la negligencia médica, al no diagnosticar que la niña ingirió la pila, que fue detectada dos días después en el hospital Arnau de Vilanova de Lleida mediante una radiografía. Los médicos no serán inhabilitados, después de llegar a un acuerdo las partes este jueves, pero sí tendrán que hacer frente a una indemnización cuya cantidad tendrá que determinar el juzgado de lo social.

Ver noticia original ➥