El Tribunal Europeo de Derechos Humanos defiende el uso de símbolos religiosos en los anuncios. Todo comenzó por la decisión en Lituania de multar una empresa por publicidad considerada "blasfema": "No se puede limitar la libertad de expresión"

Ver noticia original ➥