Alemania, donde los automóviles suponen el 28,4% de las exportaciones a EEUU, sería el socio más golpeado. También sufrirían no solamente otros productores de coches, sino aquellos suministradores de componentes para la industria automotriz como España (9,1%)."Basándome en los aranceles y las barreras al comercio que Estados Unidos y las grandes compañías y los trabajadores sufren en la Unión Europea, si estos aranceles y barreras no se eliminan pronto, estaremos aplicando un arancel del 20% sobre todos sus automóviles"

Ver noticia original ➥