El presidente de los EEUU ha visto la televisión, le han puesto imágenes de niños muertos y ha decidido pasar a la acción. Pero como buen showman, mantiene la tensión. Los focos le iluminan. Él manda. Los grandes medios hacen infografías de lo que puede atacar y cómo; El mito de la caverna de Platón es muy socorrido para explicar que las apariencias engañan. Lo visto por nuestros ojos son sombras de una verdadera realidad que se refleja al fondo de la cueva en la que vivimos, pero se suele olvidar cómo acaba la metáfora.

Ver noticia original ➥