Grecia se prepara para otro gran año. Los turistas no paran de llegar. Por cada uno de sus ciudadanos, tres visitantes extranjeros –32 millones en total– llegarán este año, más que en ningún otro momento desde que comenzaron los registros. Es una hazaña extraordinaria para un país que ha luchado contra la bancarrota, que a veces ha sido más conocido por sus protestas y disturbios y que, hace sólo tres años, escapó por los pelos de la expulsión del euro. El turismo es la industria pesada que ha ayudado a mantener a raya la catástrofe.

Ver noticia original ➥