Desde la creación de las televisiones autonómicas en sus cuentas solo cargaban el IVA de los ingresos por publicidad y patrocinio de sus programas pero no el de las subvenciones públicas de los diferentes gobiernos regionales. Pero en el año 2014 Hacienda cambió de criterio y empezó a considerar que estas sociedades tenían un objeto dual: por una parte tenían una actividad comercial por los ingresos de patrocinio y publicidad; y por otra desarrollaban un servicio público.

Ver noticia original ➥