Los líderes europeos buscan medidas para rebajar las tensiones que la crisis migratoria ha provocado en Italia y Alemania. Estos campos de migrantes fuera de territorio comunitario se utilizarán para separar los "migrantes económicos", a los que se denegaría la entrada en la UE, de los refugiados que "necesitan protección internacional", y que sí serían acogidos. Así se recoge en el borrador de conclusiones que se aprobará en el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio

Ver noticia original ➥