La caída del bipartidismo a mínimos y la baja valoración de Rajoy, de su Gobierno y de Pedro Sánchez como líder de la oposición son vistas con optimismo En el lado opuesto, la baja intención directa de voto y la desafección política creciente plantean dudas sobre las opciones del espacio

Ver noticia original ➥