En su día, las ocho motociletas costaron 82.000 euros a las arcas municipales. "Esa era la dicotomía que vivió nuestro Ayuntamiento, cuando teníamos una gran carencia de parque automovilístico, se gastaban ingentes cantidades de dinero en adquirir motos que simplemente servían para lucirse y no para trabajar", ha expuesto la portavoz del Gobierno municipal Sandra Gómez, quien ha informado de la orden del día de la Junta de Gobierno Local, en la que se ha aprobado convocar la subasta de estas seis motocicletas de propiedad municipal.

Ver noticia original ➥