Los jóvenes, procedentes de Malí, fueron puestos en libertad tras pasar 72 horas en dependencias policiales. Sin comida, recursos ni orientación, acabaron en la estación de autobuses. Una red de solidaridad vecinal les buscó alojamiento y les compró billetes para seguir su proyecto migratorio.

Ver noticia original ➥