En el año 1951 Las Vegas se quedó con el monopolio de las apuestas en EE.UU.. La ciudad se había convertido en un nido de juego ilegal tras la Segunda Guerra Mundial, aprovechando su remota localización al abrigo del desierto de Mojave. Ya que la gente estaba apostando, pensó el Gobierno, lo mejor que se puede hacer es intentar sacar algo de tajada. Tras 67 años como oasis de las apuestas deportivas, tanto a nivel físico como online, Las Vegas va a perder el monopolio. Así lo ha decidido el Tribunal Supremo.

Ver noticia original ➥