Pasaron las semanas y nuestro amigo empezó a ver una extraña actividad en las cuentas que había dejado en la entidad. Empezaban a cargarse comisiones sin fin, que nunca antes habían aparecido, ¡y ni siquiera sabía que existían!

Ver noticia original ➥