Tras más de tres años de protestas, los vecinos del madrileño barrio de Opañel ganan la batalla a la parroquia, controlada por el Camino Neocatecumenal, que pretendía construir una cripta con 230 nichos en una zona verde. De la lucha vecinal ha surgido un movimiento social y cultural que ha recuperado las fiestas populares de la zona e impulsa un proyecto para la construcción de una biblioteca.

Ver noticia original ➥