Hace 27 años se quedó tetrapléjico al golpearse la cabeza contra el suelo de la playa mientras se bañaba entre las rocas. Desde entonces fuma entre cinco y diez porros al día. Dice que la marihuana terapéutica le salva la vida. Los médicos de toda España rebaten su teoría.

Ver noticia original ➥