Y es que Villarejo no deja títere con cabeza. Por ejemplo, sobre su amigo y presunto cliente y mediador, Francisco Granados, le comenta al inspector jefe Guillén: "Fíjate lo que ha pasado; fíjate lo que ha pasado con el tonto de Granados, que su colega Marjaliza, que era su tronco, le dijo un día: si hay algún día un problema tengo un kilo en el altillo de mis suegros… tal. Y el hijo de puta cuando negocia lo primero que hace es delatarlo, y por eso le han buscado al ruina. O sea que… ¡hay que tener cuidado con los troncos, macho!

Ver noticia original ➥