El 1 de diciembre, Tokio confirmó las órdenes de tomar Nankín. En ese momento volvió a planear la sombra de la responsabilidad de la familia imperial nipona en los crímenes. La fuerza expedicionaria nipona se fue preparando para el asalto, pero el general Matsui enfermó y se mostró indispuesto. El 7 de diciembre asumió el mando el príncipe Asaka Yasuhiko, tío del mismo emperador Hirohito. Este último había destinado a Asaka a la capital de China para que se redimiera por no haber prestado apoyo a su sobrino cuando accedió al trono en 196.

Ver noticia original ➥