Vecinos de Santiago se unen para luchar contra una cantera que, convertida en vertedero, recoge diariamente toneladas de residuos de toda Galicia a 400 metros de viviendas y a 6 km de la catedral de Santiago. Científicos y ecologistas denuncian que las sustancias peligrosas superan hasta "43 veces" lo permitido.