La necesidad de nuevas medidas políticas, administrativas y legales para hacer frente al fuego es casi una constante que se repite después de cada ola de incendios forestales y así sucedió también tras la última, que calcinó casi 50.000 hectáreas en los montes gallegos en apenas dos días.

Ver noticia original ➥