Zoido declara que el torturador Billy El Niño conservará su medalla y así queda claro que en España la tortura se premia. Lloro por constatar que vivo en una sociedad cuyo Gobierno premia la tortura. Lloro porque cuando Zoido afirma que el PSOE tampoco le retiró la medalla tiene razón. Lloro porque ya no me cabe duda de que dejaré a mis hijos un país bárbaro. Lloro porque he vivido años sin luchar contra ello. Lloro por la simple evidencia de que la tortura no solo existe, no solo no se castiga, sino que se celebra.

Ver noticia original ➥