Los personajes de Peppa Pig fumando y con cuchillos en la mano. Los de Lady Bug semidesnudos en una barra americana. Los de la Patrulla Canina suicidándose poseídos por el demonio. Un Spider-man de plastilina orinando en la bañera en la que se está bañando Elsa. Personas reales que se disfrazan de superhéroes y superheroínas y representan escenas que van de lo absurdo a lo absolutamente abominable.

Ver noticia original ➥